El Sabio 

La felicidad es un mito que perseguimos;

Del que nos cansamos cuando se materializa,

Tal como el río que desciende veloz hacia los campos

Y que al llegar se arrastra enturbiado.

 

Pues un hombre sólo es feliz

En la aspiración por ser feliz.

Siempre que alcanza su meta pierde interés

Y se lanza a otros vuelos por las alturas.

 

Si encontraras por acaso un hombre

Que se contente con su Hado

Al contrario de los demás hombres,

Ora para que su Nirvana no sea perturbado. 

El Joven

 

La esperanza no se encuentra en el campo

Ni cuadro de atroz desesperanza

¿Por qué el campo desearía migajas

Si en él TODO se concentra?

 

¿Debiera alguien buscar sus esperanzas en el campo

Cuando la naturaleza entera es su objetivo?

La esperanza no es más que un bálsamo

Como el tiempo, la riqueza y la fama.

 

¡Dame un caramillo y canta conmigo!

Pues el canto es luz y llama

Y el son del caramillo es un deleite

intangible al espíritu ocioso.

Deja un comentario