El patriarca Twal: «que el gobierno intervenga rápido contra los terroristas»

por MAURIZIO MOLINARI
JERUSALÉN

israele_poliziotto
UN POLICÍA FRENTE A LA IGLESIA DE HAHOMA HASHLISH
«Los ataques anti-cristianos envenenan la atmósfera de la visita del Papa». Es el patriarca latino de Jerusalén, Fouad Twal, quien pide desde Haifa al gobierno israelí su intervención «contra estos terroristas». Se refiere a los grupos de extremistas judíos que durante el último año han atacado mezquitas e Iglesias, a menudo llenándolas de frases ofensivas. «Israel presume de ser una democracia y entonces debe intervenir para detenerlos», afirmó Twal, que aplaudió las frases de varios ministros que definieron a estos grupos como «terroristas», pero lamentándose de los «pocos arrestos que ha habido tras las condenas verbales». 
Se acusa a los autores de los 339 ataques anti-árabes que se verificaron en 2013 y que fueron inscritos por el Departamento de Estado de los Estados Unidos en su informe anual sobre el terrorismo. Algunas revelaciones publicadas por el periódico “Haaretz” atribuyen tanto a la policía como al Shin-Bet, el servicio de seguridad interno, la voluntad de intervenir en contra de los grupos más organizados, como el que actúa en los asentamientos de Yizhak en Cisjordania, y cuyo líder es Yizhak Ginzburg.
Con el objetivo de presionar al primer ministro Benjamin Netayahu para que ordene una redada èpara arrestar a los responsables, más de 250 familias israelíes decidieron acampar frente a su residencia en el centro de Jerusalén y denunciar una «vergüenza nacional». Si Twal decidió alzar el tono, recordando la inminente visita del Papa, es porque los extremistas abrieron un frente justamente en contra el programa de Francisco en Jerusalén. El Papa visitará la sala del Cenáculo, en el Monte Sión, y estos grupos consideran que esta etapa no es casual, porque Netanyahu habría decidido ceder al Vaticano la soberanidad de este lugar, que se encuentra al lado de la Tumba del Rey David, en el ámbito del nuevo estatuto de la ciudad que todavía debe establecerse negociando con los palestinos.
De esta manera se explican las frases ofensivas que aparecieron en los muros de la Iglesia católica de Hahoma Hashlishit en Jerusalén: «El Rey David pertenece a los judíos; Jesús es basura».
Las tensiones entre la Iglesia católica y las autoridades israelíes también explican el “corto circuito” que provocó ayer un gesto de la Custodia Franciscana en Tierra Santa, que colgó en los muros de la Ciudad Vieja un cartel para dar la bienvenida al Papa Francisco; la policía exigió que lo quitaran para «no irritar aún más». En un segundo momento, las autoridades explicaron que todavía faltaba la autorización legal para el cartel de bienvenida.


fuente: http://vaticaninsider.lastampa.it/es/



 

 

Deja un comentario