¡Algún día volveré! 
A la tierra de mis sueños 
a la de mis ancestros 
en dogma de un deseo. 
Allí tuve vivencias 
las más alegres y gratas 
del más preciado sueño 
de efímero recuerdo, 
dejaré la ciudad… 
¡Qué nunca quise… ni quiero! 

Llegaré a la hora primera 
como una golondrina 
¡Volveré!… 
Llegaré al rincón del pensamiento 
y de él, haré un Reino… 
el Reino de mis deseos 
¡Pero No! No me iré como viajero en el tiempo 
formaré parte del paisaje… como un almendro. 
Seguramente… 
ya no será la imagen del deseo 
Pero si será 
la imaginación grata de mi sueño. 
Sigo paseando las frías calles de mi ciudad 
pero vacío de sueños… por sus calles me siento 
dejaré la ciudad… 
¡Qué nunca quise… ni quiero! 

Contemplaré… como el Petirrojo 
desde las ramas de un almendro 
el natural pasar del tiempo. 
Pasaré inerte el futuro 
en el más feliz sueño. 
Me encontraré… 
en el lugar que quise y deseo 
dejaré la ciudad… 
¡Qué nunca quise… ni quiero! 


 


Nos iremos todos y nada será igual
las fotos estarán vacías
los ruidos estarán callados
los caminos no se andarán
la luz será oscura y ciega
la habitación se quedara sin ti
no estaréis, no estarás
ellos se irán, también tú
todos nos iremos y el amor contigo




Ya estas en la tierra de tus “sueños”,  
porque la llevas dentro.  
Tu vida es tu “sueño”  
(sueño de fuera y sueño de adentro). 
En la ciudad que pisas habita tu universo,  
porque lo llevas puesto.  
Seguro que un día  
pisarás el esponjoso suelo de la hierba fresca mojada…  
por el roció de la mañana,  
y entre las gotas del roció, caerá una lágrima…  
porque tu sueño de afuera es el de adentro. 



www.poemas-tardios.com   
Registro de propiedad intelectual. 
© 2013 Safe Creative.1111260038388 
Barcelona, España.

Deja un comentario