Quién no ha sufrido en la vida?

En muchos aspectos estamos todos sumergidos en problemas que carecen de solución, que nos sobrepasan y nos acompañan siempre. Esta realidad no es nueva para nadie, también en tiempos de Jesús muchas personas o familias tenían que hacer frente a realidades difíciles o para las que no se veía solución.

Leyendo el evangelio de San Mateo encontramos el relato de numerosos milagros de Jesús, y todos ellos llegan como una respuesta amorosa de Jesús a quienes le presentan sus problemas, sus dificultades ante la enfermedad o la muerte. Podemos captar el sufrimiento que encierra cada una de esas peticiones: el padre que implora por su hijo, el jefe de familia que suplica a favor de su sirviente. Y es que siempre y en todos los ambientes los problemas nos acompañan cada día. La vida no es un “camino de rosas” para nadie.

El sufrir es una imposición
de la que no hay escape,
sin un pequeño resquicio de libertad.
Puedo maldecir o suplicar,
pero no puedo elegir entre sufrir
o no sufrir,
esta alternativa me la has vedado.
Mi sufrimiento es algo extraño…
desesperadamente indeseable,
y sumamente intenso,
con momentos de locura
suicidio y enajenación.
Mi sufrimiento es completamente privado,
ignorado por todos,
excepto por mi,
lo soporto con vergüenza,
es mi torpeza en el vivir.
Puedo elegir entre vivir o morir
pero prefiero no hacerlo
quiero creer más bien que tengo que vivir.

Ante el sufrimiento, debemos mantener nuestra confianza en el Dios, el Padre que nos ama y nos conoce. Solo Él sabe cuanto es bueno para cada persona, y aunque no podamos comprenderlo sabemos que nos protege y nos auxilia ante el mal. Jesús trataba a todo aquél que se le acercaban con dulzura, con bondad. Ojalá que todos aquellos que nos sabemos de uno u otro modo comprometidos en su seguimiento procuremos ser para aquellos que tenemos cerca y se hallan en una etapa de su vida marcada por el sufrimiento, portadores de dulzura y bondad.

Un comentario sobre “EN TIEMPOS DE SUFRIMIENTO…

  1. así es, verdaderamente en estos momentos es cuando uno mas necesita de Jesús , para poder afrontar el dolor a pesar de querer huir de el, tomando fuerza y gracia, para poder segur sin desfallecer, dando la vida, el cansancio, el sufrimiento y todo por aquel que sufre y que se le ama.

Deja un comentario